Oración para disponerse al diálogo fraterno

 Jesucristo, reunidos en tu nombre como familia espiritual,
nos ponemos en tu presencia.
Tú te has dignado revelarnos el misterio del amor que arde
en tu Corazón por todos los hombres y tu deseo de reinar
en nuestras almas y en la sociedad.
Nos sentimos llamados a conocer mejor el don del
Regnum Christi para que sea fecundo en nuestras vidas.
Te pedimos que envíes tu Espíritu:
que sea luz para comprender con la mente y el corazón
nuestro carisma y para que estemos siempre prontos
a dar una respuesta a las necesidades de la Iglesia y del mundo
como apóstoles de tu Reino.
A ejemplo de María queremos vivir esta etapa de nuestro
camino descubriendo y acogiendo la acción de tu Espíritu aceptando
tu designio con fe y cantando tu alabanza por las grandes obras que
has hecho y sigues haciendo entre nosotros.
Jesucristo, Tú eres el centro de nuestras vidas.
Con un amor renovado, hoy te decimos:
“Cristo Rey nuestro, ¡Venga tu Reino!”.