Incorporaciones | Merce: “Hemos salido de Venezuela como se sale de un país en guerra, y la familiaRC de España nos ha acogido y arropado”

Merce y Martín es un matrimonio de venezolanos que, desde hace algo más de un año, ha venido a vivir a España. Son padres de cuatro hijos, entre ellos Mari Kerdel, consagrada. Se acaban de incorporar al Regnum Christi el pasado domingo 11 de noviembre. Merce nos  comenta que sólo fue “cumplir con una formalidad” ya que se sienten parte del Movimiento desde hace muchos años.

¿Cuándo y cómo habéis conocido el Regnum Christi?

Soy prima hermana de Beatriz Pimentel, ella se consagró hace más de 25 años y desde entonces sabemos del Movimiento. La hemos ido a visitar en algunos de sus destinos apostólicos, sabíamos de su modo de vida, le veíamos feliz. Además, éramos invitados a las actividades abiertas del Regnum Christi en Venezuela, como los retiros, cursos. ¡No hay que dejar de tener actividades como estas! Participábamos, empezamos a ir de misiones con el P. Carlos Zancajo, L.C., (ahora director territorial en España), quien siempre nos motivó y recibió con brazos abiertos. Mis hijos no estudiaron en los colegios del RC en Caracas, pero sí asistieron a colegios católicos, por lo cual, siempre nos sentimos muy cercanos.

Entonces, ¿la incorporación es un mero formalismo?

El P. Carlos Zancajo entrega los símbolos de la incorporación

En tono de broma eso dijo el P. Carlos en la homilía del domingo, pero no es así. La incorporación es un paso que fuimos posponiendo entre una cosa y otra. Yo quería dar este paso junto con Martín, mi marido, que cuando aún vivíamos en Venezuela, al ver que nunca me perdía las actividades de Escuela de la Fe me decía: “¿Qué recibes ahí que nunca te lo pierdes?”. Le picó la curiosidad y empezó a acompañarme.

Las de mi equipo de Reino, las personas con las que daba catequesis en Mano Amiga o con las que compartía en los demás apostolados en los que apoyé, creo que daban por hecho que yo estaba ya incorporada. Años siendo y sintiéndome parte. También a nuestra hija, Mari, le hacía especial ilusión estar presente en ese momento, y como le han destinado a Buenos Aires (ella ha estado en Madrid durante su etapa de estudios), pues organizó una misa en Cerro del Coto, en familia.

Si la incorporación no es, entonces, un mero trámite, ¿qué gracia extra esperas ahora?

La gracia la hemos recibido ya, la estamos recibiendo continuamente. Hemos salido de Venezuela como se sale de un país en guerra, y la familia del Movimiento en España nos ha acogido de distintas maneras desde el inicio, nos han arropado. No han sido meses fáciles y siempre les hemos tenido ahí, y ellos a nosotros. Es una nueva y muy honda manera de saber que somos familia.

Mari ayudó en el rito de incorporación

Es muy sabido que la situación de Venezuela es insostenible y que por eso muchos tenéis que salir. Las secciones del Regnum Christi en muchos países se están viendo enriquecidas, fortalecidas por la llegada de venezolanos de todas las edades ¿qué crees tú que haya en esto? ¿Cuál es ese don que aportan a la #familiaRC?

La aportación puede ser gigante, nuestra integración es casi visceral… Tenemos un alto concepto del compromiso y una honda y personalísima experiencia de la necesidad de acoger, de apoyarnos. Hemos vivido de primera mano una etapa de purificación, hemos perdido mucho, hemos tenido que aprender a darle valor a lo realmente importante y que no tenemos tiempo que perder.

Cristo es inmensidad, es ejemplo, paciencia, fortaleza, humildad, sostén, motivación, es la fuerza que nos une, nos levanta… Y sin importarle qué tan ingratos seamos, nunca nos abandona.

Comparte esto: