Incorporaciones | Victoria Hernández: “Soy profesora en la UFV, católica y mi misión es ayudar a los estudiantes a alcanzar su plenitud”

Victoria lleva 21 años dedicada a la docencia: un colegio de las salesianas, primero, y el colegio Monte Tabor, después, son testigos de ello. Este año le llegó la invitación a trabajar en la carrera de Humanidades en la Universidad Francisco de Vitoria y, casi a la vez, descubrir en el Regnum Christi el lugar donde ella encontraba el plan de Dios para su vida. Cuando conoció más el Movimiento y que podía incorporarse dijo: “Que sí. ¡Ya! ¿Dónde?”. Su fecha de incorporación, como ella también refiere, “el pasado día de san Juan”.

A continuación Victoria nos explica cómo une en su vida la vocación cristiana y la misión a la que Dios le llama.

Victoria comenzó su relación con el Regnum Christi cuando cursó el Máster en Humanidades y posteriormente inició su doctorado en la Universidad Francisco de Vitoria. Pero “un día me llegó un mensaje de whatsapp en el que me decían que una antigua compañera del máster, Elisa de la Torre, acababa de incorporarse al Movimiento. Me llamó poderosamente la atención porque era el día de Cristo Rey. Yo no sabía lo que era una incorporación, pero sí sabía que aquí estaba el Regnum Christi”.

“Entonces -nos explica-, hablé con dos amigos de la universidad y ellos me explicaron más sobre el Regnum Christi. Me estuvieron explicando el carisma, el poner a Cristo en el centro de tu vida, compartir tu vida de fe con otras personas… a mí me encantó y decidí: ‘Que sí. ¡Ya! ¿Dónde?”.

Paralelamente vino la llamada profesional. Victoria explica que “quería evolucionar en la docencia hacia el mundo universitario, pero necesitaba que fuese en un sitio donde me sintiese a gusto con mi fe”. En ese momento, una persona de la UFV le animó a aceptar la coordinación de la carrera de Humanidades que ha comenzado este curso. También dijo que sí.

¿Vinculas tu trabajo docente con tu experiencia de fe?
“Me parece que es fundamental”, nos responde. “Tenemos en nuestras manos la formación de la siguiente generación de ciudadanos de nuestro país. Son personas jóvenes, y sus padres confían en esta universidad por el carácter propio que tiene. Tenemos la responsabilidad de responder ante los padres”.
El Regnum Christi le anima a contemplar su vida así: “Esto me llevó a ser parte del Regnum Christi, el no vivir mi fe sola y no dejar solo la fe a un pedacito de la semana los domingos. Quiero que sea algo más y que impregne la vida entera. Y la forma que veo es en un grupo y en un ambiente favorable”.Entre sus responsabilidades está la orientación de los alumnos del grado de Humanidades, además de ser en este momento profesora de Estilo y de Literatura antigua y medieval. “Para mí la docencia es a lo que dedico mi vida. Es misión en sí misma. Tenemos la responsabilidad de que la fe permee y no solo cuando la universidad organiza una adoración, sino en todo momento”.

“¿Qué me configura?”, se pregunta Victoria. Y responde: “Pues que soy profesora, católica y que mi misión es ayudar a los estudiantes a alcanzar su plenitud”. Y es que la universidad busca “impartir con rigor los estudios de humanidades para un mundo mejor en el siglo XXI”.

¿Qué aportas desde la carrera de humanidades?

“Ayudamos a canalizar la vocación del alumnos: cómo un abogado puede llegar a ser mejor abogado y mejor persona, o un médico que no vea solo un enfermo, sino que vaya más allá”, esto es lo que aportan las humanidades, explica Victoria.

Las humanidades nos ayudan no solo a estudiar de forma erudita a los grandes autores de la antigüedad, “sino también a entender cómo la civilización occidental está asentada en los pilares básicos de Grecia, Roma y el Cristianismo”. Como una especie de “caballero andante”, Victoria cree y defiende a capa y espada las Humanidades y el papel de la Iglesia en la Historia: “En la Edad Media, si no hubiera sido por la Iglesia, no sabemos cómo habría ido la humanidad, pues gracias a su labor nos han llegado las grandes obras de la antigüedad, la creación de las universidades y tantos adelantos. Eso es Cristiandad”, explica.

Cuando los alumnos estudian humanidades, llevan la riqueza de los conocimientos a sus lugares de trabajo, y de esta forma “la carrera de humanidades aporta alma a la sociedad”, concluye esta profesora que une a la perfección fe y misión en su vida.

Comparte esto: