Misiones de Semana Santa | Don José Javier, párroco de Carcelén, Albacete: “Este año es imprescindible Familia Misionera: sin ellos sería imposible celebrar la Semana Santa”

No es la primera vez que entrevistamos a don José Javier Alejo. Él es sacerdote de la diócesis de Albacete y, año tras año, cuenta entre sus colaboradores con Familia Misionera. Desde hace poco ha cambiado de destino y ahora se ha hecho cargo de cuatro nuevos pueblos con más habitantes que los anteriores. Desde que descubrió este apostolado del Regnum Christi en internet no ha dejado de pedir ayuda y de ayudar: “A los misioneros les ayuda mucho el contacto con esta gente sencilla y que viven muy profundamente la fe. Y también les viene bien, modestia aparte, el contacto con el sacerdote y ver la tarea tan abnegada, oculta y constante que hacemos los sacerdotes del mundo rural”.

Don José Javier, a Usted le cambian de parroquia y lleva consigo los misioneros de Familia Misionera… ¿tan importante le resulta la ayuda de Familia Misionera durante estas fechas?

Este año es imprescindible llevar a Familia Misionera porque llevo cuatro pueblos mucho más grandes que los anteriores. Y sin Familia Misionera y la ayuda del sacerdote que viene con ellos sería imposible poder celebrar la Semana Santa en los 4 pueblos.

Ahora, los pueblos siguen siendo cuatro, pero con una población mucho más grande: Alpera, con casi 2.500 habitantes; Carcelén, con 500; Alatoz, con 500; y Villavaliente, con 300.

¿Cómo son sus nuevos parroquianos?

La gente de mis pueblos es gente sencilla de campo y con poca formación cristiana. Por eso necesitan ver gente bien formada y que vivan su fe para ayudarles a ese crecimiento en la fe.

¿Cuántas Misas suele celebrar cada domingo, o cada fin de semana?

Los fines de semana celebró fijas 5 Misas, pero muchas veces se agrega alguna extraordinaria por entierros que son muy frecuentes.
 
Visto lo que me cuenta, seguro a Usted y a sus feligreses les viene muy bien la ayuda de los misioneros, ¿pero cómo ve usted todo el bien que reciben las propias las familias que acuden a la misión?
A los misioneros les ayuda mucho el contacto con esta gente sencilla y que muchas veces viven muy profundamente la fe. Y también les viene bien, modestia aparte, el contacto con el sacerdote y ver la tarea tan abnegada, oculta y constante que hacemos los sacerdotes del mundo rural.
Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies