Asunción: “Es impresionante comprobar cómo la presencia del Sagrado Corazón de Jesús en nuestra casa infunde paz”

Asunción Pommarez Tarradas, junto a su marido y sus hijos, han entronizado hace una semanas al Sagrado Corazón de Jesús en su hogar, en Sevilla. Ella conoció la devoción hace muchos años, pero no le tenía mucho fervor hasta que, hace un par de años, poco a poco, el Sagrado Corazón fue entrando en su vida. En las siguientes líneas, Asunción nos cuenta cómo fue este encuentro con Jesús y cómo ahora “mis hijas saben que hay que recurrir a Él para aquello que nos preocupa e intento inculcarles que, en la confianza de que sus planes son perfectos, descansamos en Él, con su imagen que preside un agradable rincón de oración”.

Asistí junto a mi familia a la ceremonia de entronización del Sagrado Corazón de Jesús, en Sevilla, a finales de noviembre. Fue una misa muy íntima rodeada de buenos amigos que el Señor ha ido poniendo en mi camino.

A lo largo de mi vida, el Sagrado Corazón ha sido una imagen muy presente a la que no le he tenido gran devoción, pero hace un par de años en un retiro me regalaron una imagen que me acompaña durante mis horas de trabajo.

Más tarde, en otro retiro, me regalaron un detente, era 2019, el centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, y me enseñaron a recurrir a Él cuando me asaltaban pensamientos que venían más de la tierra que del cielo diciendo: “Sagrado Corazón de Jesús en Vos Confío”. Indagué en su historia y leí sobre la eficacia que tuvo protegiendo a quienes lo llevaban durante la peste bubónica de Marsella, en 1720.

Y ya este pasado 2020, durante el estado de alarma, cuando el confinamiento era más duro, las dominicas de Lerma ofrecían las ‘Pulseras Detente’, y se las puse a las niñas explicándoles su significado. Desde entonces, que sería el mes de abril, todas las noches acabamos nuestras oraciones con un “Sagrado Corazón de Jesús en Vos Confío”.

Así es como suavemente el Sagrado Corazón de Jesús fue entrando poco a poco en mi vida y en mi familia.

Hace un par de meses una buena amiga fue la que nos habló de este apostolado que, con mucho cariño, está acercando el Sagrado Corazón de Jesús a cada hogar. Me da Paz saber que está en casa, las niñas de 14, 8 y 5 años saben que hay que recurrir a Él para aquello que nos preocupa e intento inculcarles que, en la confianza de que sus planes son perfectos, descansamos en Él, con su imagen que preside un agradable rincón de oración.

Inmediatamente empecé a hacer apostolado (sin saberlo) y es impresionante cómo se extiende. Es maravilloso comprobar cómo su presencia en nuestra casa infunde Paz.

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos Confío!

Asunción Pommarez

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies