Testimonio | Claudia: “En el Regnum Christi he comprendido que vivir la fe en comunidad es un absoluto regalo”

  • El Regnum es una familia que abraza y acoge a cada de sus miembros
  • Ha sido un camino maravilloso, por supuesto con sus baches, pérdidas de norte y cuestas arriba
  • La fe es la respuesta de pelear esa santidad a la que todos estamos llamados

Claudia González ha entrado a formar parte de la familia Regnum Christi como laica, junto con otras dos jóvenes más de la sección de jóvenes RC de Ronda. Experimentó “mucha alegría y paz”. Claudia estudia en la Universidad Francisco de Vitoria y nos comparte su experiencia.

Claudia, durante la ceremonia en la que entró a formar parte del Regnum Christi como laica

“Cristo siempre nos invita a pertenecer a la familia de la Iglesia”
Mi incorporación al Regnum Christi ha sido sin duda un regalo, un don que he recibido y para el que no he tenido que hacer ningún mérito, simplemente ha sido como el abrazo que un Padre da a su hijo, confirmándose su amor infinito e incondicional. Y es que eso es precisamente el Regnum Christi, una familia que abraza y acoge a cada de sus miembros.

El 21 de noviembre decidí decir que sí a esa llamada que sentía que Cristo me hacía, aunque, verdaderamente, ya llevaba tiempo formando parte de la familia del Reino. Y ha sido, sin duda, un camino maravilloso, por supuesto con sus baches, pérdidas de norte y cuestas arriba, pero siempre maravilloso.

En el Regnum Christi he comprendido que vivir la fe en comunidad es un absoluto regalo y que Cristo siempre nos invita a pertenecer a la familia de la Iglesia, sea donde sea; el hombre no fue creado para estar solo.

Ahora, en retrospección a mi vida como amiga de Jesús, soy capaz de reconocer ese paso de “fe de niña” que me llevaba a ir a la capilla del colegio a cantar canciones en los recreos, a la fe como una respuesta consciente a un amor infinito, como agradecimiento a una salvación como la que siempre he encontrado en Dios y como promesa de un amor imperfecto, pero deseoso de pelear esa santidad a la que todos estamos llamados.

En el Regnum Christi he comprendido que vivir la fe en comunidad es un absoluto regalo y que Cristo siempre nos invita a pertenecer a la familia de la Iglesia, sea donde sea; el hombre no fue creado para estar solo. Y precisamente por eso, el día de mi incorporación fue muy emocionante ver la iglesia llena de “familia” que sonreía y rezaba por nosotras. Recuerdo cerrar los ojos antes de comulgar y pedir con todo mi corazón a Jesús poder seguir enamorándome de Él cada día, entregarle mi vida, abandonarme en sus manos y ser siempre su fiel amiga. Y al final de la ceremonia, cuando el Padre Nicolás, dijo “en la alegría del Señor, podéis ir en paz”, verdaderamente sentirme alegre y en paz.

Claudia González

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies