Un equipo de señoras de Sevilla visita el monasterio de Santa María de Jesús por la celebración de sus 500 años

Este año se conmemoran los 500 años del monasterio de las clarisas de Santa María de Jesús, en Sevilla, y el Papa Francisco ha concedido un año jubilar. Por todo esto, un equipo de señoras del Regnum Christi de la capital hispalense ha visitado el monasterio, ya que ha organizado una exposición denominada “500 años de oración”, y que tiene como ingrediente principal el acceso a parte de la clausura del convento. “Ha sido un regalo poder entrar en la clausura, ver cómo, después de 500 años, este monasterio sigue fiel a la espiritualidad de Santa Clara y cómo el Señor sigue cuidando de sus hijas contemplativas, el pulmón de la Iglesia”, ha explicado Cayetana, una de las señoras que participó en la actividad. La exposición fue inaugurada el 8 de abril por el entonces arzobispo de Sevilla, don Juan José Asenjo. El P. Javier Cutanda, L.C., les acompañó durante la jornada.

Martina, otra participante, destaca que muchos de los conventos de clausura nombran a la Virgen María abadesa “poniendo en sus manos el buen hacer del convento”. “En este caso es aún más curioso, pues hay dos: una la Virgen de la Esperanza, abadesa de honor del desaparecido convento de Santa Clara, que se expone en el coro alto, y que al unirse a este le dan un lugar principal; y la del Rosario, abadesa de honor de Santa María de Jesús, que presiden del coro bajo”, ha explicado Martina. Además, estas son dos de las imágenes que se pueden contemplar, junto con otras muchas obras de arte. 

Tras la visita, Cayetana ha reconocido que lo que más le impactó fue la reliquia que contenía el trozo más grande de la túnica de San Francisco de Asís y la colección de Niños Jesús. “Hemos tenido mucha suerte de poder admirar tantas obras de arte que a pesar del paso de los años siguen estando intactas y mantenidas con tanto amor”, ha añadido.

“Ha sido una visita de las que se te quedan grabadas. Es curioso lo que puede haber detrás de las puertas de un convento”, ha explicado Paloma, pues la visita mostraba el estilo de vida contemplativa de las monjas. “Hacer la visita todas juntas, como equipo, junto con el guía, que era un enamorado, no solo del arte, sino también de Dios, ha sido una bonita experiencia”, ha concluido María, otra de las participantes.

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies