Vídeos | Cuatro novicios legionarios de Cristo, cuatro síes a Cristo

Se llaman Armando Rojas, Miguel Herrera, Santiago Huerdo y Miguel Vilarroig. Son los cuatro seminaristas del noviciado de los Legionarios de Cristo en Madrid. Tienen historias diferentes: uno viene de México y en Alemania se empezó a plantear si realmente existía Dios, otro es español y ha estudiado en Highlands School Sevilla, otro desde pequeño sentía que Dios le llamaba al sacerdocio y el cuarto entró en el noviciado con 30 años… Pero lo importante es que los cuatro, en un momento dado de su vida, sintieron que Dios podía estar llamándoles al sacerdocio con los Legionarios de Cristo, y le dijeron que sí. Están en el noviciado continuando un camino de discernimiento de su vocación.

En estos vídeos nos responden varias preguntas: “¿Cómo te definirías?”, “¿A ti te ha hablado Dios directa y claramente?”, “¿Se entra en el noviciado teniendo todo claro?”, “¿Por qué legionario de Cristo?” y alguna pregunta más…

Hablan con pasión de su vocación, no les preocupa abrir su corazón, comparten su humanidad y sus dudas, e, incluso, alguno se emociona ante la cámara.

H. Armando Rojas | “Me encanta saber la verdad”

H. Miguel Herrera | “Ya está, sí”

Desde experiencias de vida diferentes, Santiago Huerdo y Miguel Vilarroig han coincidido en su “sí” a Cristo. Miguel desde pequeño tenía la inquietud de ser sacerdote, pero fue en una peregrinación a Santiago de Compostela cuando se le hizo claro que el Señor le invitaba a la congregación de los Legionarios de Cristo. Hizo 2º de Bachillerato mientras vivió en el Centro Vocacional de Valencia. Santiago, por su parte, entró en el noviciado con 31 años, siendo abogado, ejerciendo la abogacía y dando clases como profesor, aunque también había sentido una primera invitación años antes. Los Legionarios de Cristo eran su última opción: sin embargo, vio que Dios le invitaba a seguirle aquí…

No te pierdas sus testimonios, compártelos, y sigue pidiendo para que los jóvenes a los que Dios llama al sacerdocio se animen a decirle: “sí”.

H. Miguel Vilarroig | “Que Dios sea mi único deseo”

H. Santiago Huerdo | “De repente, Dios te pide otra cosa”

Comparte la web del Regnum Christi: