Yiós | Ángela Arredondo: “Mi felicidad de hoy no tiene comparación con la de hace tres años, es una felicidad que me llena”

Jóvenes de toda España han participado en el retiro YIÓS weekend organizado por el Regnum Christi de Sevilla. Se celebró del 27 al 29 de noviembre. En YIÓS, el Regnum Christi propone entrar vivencialmente a las catequesis sobre el amor humano -la teología del cuerpo- del papa San Juan Pablo II. Ángela Arredondo es uno de los jóvenes que ha participado en este fin de semana y ha querido compartir su testimonio y experiencia.

Soy un ser humano, pensado y amado por Dios

Así resumiría estos tres días tan intensos pero fructíferos.

Este fin de semana me animé a ir a YIÓS Weekend, donde nos formamos sobre la Teología del Cuerpo. De primeras pensé: qué mezcla más rara. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? Pues todo. Es la base que necesitas para conocerte y reconocerte como hija amada de Dios.

Siempre vas con esa sensación de que puede que en el momento te ayude mucho y notar una sensación de subidón, pero ese sentimiento, al final, es efímero. Esto es distinto. Esto no se olvida. Es una enseñanza de AMOR que perdura toda la vida y que todo el mundo debería conocer.

¿Somos realmente conscientes de lo que significa que seamos pensados y amados por Dios? Podemos darlo por hecho, pero pocas veces nos acordamos. Implica que Dios te pensó y creó como un ser necesitado de amor. Nunca, NUNCA, dejarás de ser querido por Él. Y Él es la verdadera fuente del amor.

Fuimos creados, todos y cada uno de nosotros, para dar ese amor que se desborda del corazón del Señor e imitarlo. He recordado como es mirar a las personas como son: hijos de Dios, seres amados. No podemos quedarnos con lo superficial. Mira a su corazón, interésate por el. Párate a reflexionar. ¿Cómo miras tú a las personas? ¿Con superficialidad, soberbia? Mira más allá y te cambiará la forma de ver a los demás. Qué bonito es mirar a los demás, a tu pareja, a tus amigos… con los ojos que Dios los mira.

Qué bonito es mirar a los demás, a tu pareja, a tus amigos… con los ojos que Dios los mira.

He aprendido que, en mis momentos más difíciles, cuando crea que todo está perdido, hay que dejarlo todo en manos de Dios. Él prepara tu corazón para las cosas que te puedan venir. Si no ha podido ser, es que tu corazón todavía no estaba listo.

¡Qué gran error cometemos al buscar la felicidad en cosas efímeras! Y podemos pensar que es normal. Ese trabajo que ansías, ser la mejor de tu carrera… ¿Y si no lo consigues? ¿Y si Dios te cambia tus planes? Saber que él te ama y tiene un plan para ti.

No podemos vivir como ovejas descarriadas. Qué importante es rezarle al Señor para que nos infunda con su gracia y nos ayude a encontrar nuestra vocación, ya que será lo único que me dé una felicidad verdadera. Dios nos da muchas herramientas en la tierra para ayudarnos a encontrarla, solo tienes que pedírselo.

El Padre nunca te va a soltar de la mano. Nunca te dejará solo. Cada día tengo más claro que espera al momento oportuno para volver a guiarte cuando estás perdido y que habla a través de las personas. Mi felicidad de hoy no tiene comparación con la de hace tres años. Es una felicidad que me llena. No la podemos dejar escapar.

Ese trabajo que ansías, ser la mejor de tu carrera,… ¿Y si no lo consigues? ¿Y si Dios te cambia tus planes? Saber que él te ama y tiene un plan para ti.

 

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

 

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies