Altius Obra Social del Regnum Christi | Roberto González-Tapia, sacerdote formador del Seminario de Madrid: “Altius ayuda a los seminaristas con un espacio donde poner en juego la fe y la caridad”

  • Mi misión es ayudar a los seminaristas a discernir su vocación en el proceso de la configuración con Cristo Sacerdote
  • Vamos a Altius a estar, a abrazar la realidad que se nos regala cada miércoles por la mañana en la que está escondido Jesucristo
  • La acción social ayuda a verificar si realmente se lleva una vida espiritual seria, porque la caridad es el termómetro del Espíritu

La Fundación Altius cuenta con más de 400 voluntarios, y entre ellos se encuentran los estudiantes del curso propedéutico del Seminario de Madrid, los cuales acuden una vez a la semana. Hemos podido hablar con don Roberto González-Tapia Otero, que es sacerdote desde hace ocho años y, desde hace cuatro, formador de estos jóvenes. En la entrevista nos ha contado la importancia de la acción social en la vida de un seminarista para su formación y su vocación: “El trabajo les ayuda a que aprendan que la pobreza es la plataforma preferida de la Gracia y que amar a los más vulnerables nos ayuda a tener paciencia con nosotros mismos”.

¿Cuál es su misión como formador?
Ayudar a los seminaristas a discernir su vocación en el proceso de la configuración con Cristo Sacerdote. Me gusta usar tres verbos: evocar, provocar y compartir. Evocar es ayudar al seminarista a que pueda emerger la verdad de lo que es, es decir, un hijo de Dios, que, pobre y pecador, ha sido convocado gratuitamente por Jesucristo para llevar a todo el mundo en su nombre la verdad de la misericordia. Provocar es invitarles a moverse hacia el ideal que Jesucristo sueña para ellos, pero sin forzar el paso, de tal modo que lo que es importante en sí se vuelva fundamental para ellos. Compartir es caminar a su lado para sostenerlos desde las armas que la Gracia nos regala; fundamentalmente los sacramentos, la Palabra de Dios y la vida comunitaria.

Un grupo de seminaristas de Madrid en las puertas de la fundación Altius

Un grupo de seminaristas de Madrid en las puertas de la fundación Altius

¿Cómo conocieron Altius?
Vivimos en la misma calle. Siempre he sabido que estaba ahí, pero no sabía muy bien qué era. Fue una consagrada la que me contó su experiencia con la Fundación y me cuadró mucho con la experiencia que se nos pide en los planes de formación sacerdotal para la etapa que yo coordino: el año propedéutico.

¿En qué consiste el trabajo que realizan los seminaristas en la fundación?
Vamos semanalmente. Me gusta decir que vamos a estar en la puerta a lo que caiga. Vamos a estar, a abrazar la realidad que se nos regala cada miércoles por la mañana en la que está escondido Jesucristo. Creo que la caridad es algo más que un trabajo; es una posición frente a la vida que no se reserva nada. Una posición donde uno está en el otro y comulga con el otro en su necesidad y en su herida mientras esperamos con fe al único que realmente nos ayuda. Lo que hacemos en Altius es dejarnos traspasar por la vida de los demás: voluntarios y usuarios. El trabajo es una excusa para el encuentro y la comunión, para dejar de tenerle miedo a nuestras pobrezas y miserias. Detrás de un carrito de comida hay una persona en la que se esconde una promesa de Dios; descargar un camión es aprender a recibir la providencia; ir a por el pan es la oportunidad de convertirse en hermano…

La caridad es un don que Dios inicia en él si mira la realidad con fe

¿Por qué es importante que un seminarista realice acción social?
Para que aprenda que no salva la vida de nadie porque es igual de pobre que los demás, que amar es partir desde donde está el otro, y que la caridad es un don que Dios inicia en él si mira la realidad con fe. Para que pueda verificar si realmente lleva una vida espiritual seria, porque la caridad es el termómetro del Espíritu. Y, finalmente, para que aprenda que la pobreza es la plataforma preferida de la Gracia. Amar a los más vulnerables nos ayuda a tener paciencia con nosotros mismos, confiando en que Dios es la única respuesta a nuestro drama.

¿Cómo puede ayudar Altius a los seminaristas y qué pueden aportar los seminaristas a Altius?
Altius ayuda a los seminaristas ofreciendo un espacio donde se puede poner en juego la fe y la caridad. Ayuda a los seminaristas siendo lo que es: un lugar donde se nos acoge a todos. Ayuda a los seminaristas con sus luces y sus sombras, como todo en la vida. Los seminaristas no deberían aportar algo distinto a lo que aporta cualquier cristiano: confianza en Dios y entrega sin límites al otro. Aunque es verdad que, por el momento del proceso en el que están, esto quizá se hace más explícito. Por eso, la Fundación ayuda, también, en el discernimiento vocacional y aporta un clima óptimo para crecer en la comprensión de la caridad.

Altius ayuda en el discernimiento vocacional y aporta un clima óptimo para crecer en la comprensión de la caridad

Tras conocer un poco más Altius, ¿qué veis en la fundación de identidad católica, respecto a otras organizaciones que trabajan por esta causa, pero no tienen este ideario?
La catolicidad, que se expresa de una manera clara en su horizonte y su posibilidad. El horizonte porque se acompaña cualquier persona para que sea lo que Dios quiere que sea sin importar de dónde viene o cómo viene; la posibilidad, porque se percibe bien que todo depende de Dios, aunque se trabaje como si todo dependiera de los hombres.

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies