Día de la Madre | “Mamá eres increíble y la mejor”: ¿Qué aspecto de tu madre te ha marcado y es esencial para ti?

“¡Mamá! ¡Eres increíble y la mejor!”. Se acerca la celebración del día dela Madre en España, y hemos preguntado a miembros de la familia Regnum Christi de las diferentes vocaciones qué aspecto de su madre les ha marcado y ha sido esencial para ellos. “Mi experiencia con mi madre es como ver la película que más te gusta”, nos cuenta el P. Alexis Gatica, legionario de Cristo. Rosina Seral, laica, de Madrid, destaca de su madre “el haberme enseñado a acoger al otro, sin distinciones, con generosidad y sin medir y el enseñarme el valor del perdón”. ¿Cuál destacarías tú? Si quieres, puedes compartirlo en redes con una foto de tu madre y etiquetando a @RC_España

Alexis Gatica, L.C., director de sección de jóvenes de Sevilla
Mi experiencia con mi madre es como ver la película que más te gusta. Cada vez que la ves, la disfrutas más y descubres aspectos nuevos. Creo que como sacerdote, y a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia y ya casi sin verla físicamente desde hace dos años por el tema del Covid, este tiempo ha sido cuando más he aprendido de ella. Siempre tiene un consejo para darte y sabe siempre darte una palabra de paz, claridad y de cercanía con Dios.

El P. Caminal, recién nacido, con su madre. La foto la tomó su padre.

Josep Caminal, L.C., capellán de Highlands School Barcelona
Recuerdo que mi madre siempre buscaba darnos lo mejor a nosotros y ella se quedaba lo que sobraba. También recuerdo cuando ya tenía cáncer terminal y pocos días antes de que Dios le llamara a su presencia nos dijo a mi hermano y a mí que cuidásemos mucho a nuestro padre.

H. Miguel Vilarroig, novicio de los Legionarios de Cristo
Lo que más agradezco a mi madre es la fe, lo segundo la vida y lo tercero su amor incondicional que es para mí reflejo del amor de Dios y me ha enseñado a amar sin límites.

Cecilia Castañera, consagrada del Regnum Christi
Tengo una experiencia que me marcó. Un día en mis años de juventud, de repente me di cuenta de que el Amor de mi madre me había “constituido”, que “podía” Amar gracias a su Amor,. Lo comprendí de un modo nuevo y muy poderoso…..

Amparo Borrás, consagrada del Regnum Christi
Mi madre me ha marcado en TODO lo que hoy soy, pero si tuviera que elegir diría en primer lugar la Fe, y el Amor. Un Amor de entrega TOTAL, sin pensar jamás en ella. Una pasada. Digo lo mismo que dijo Santa Teresa de Lisieux, “tengo unos padres más dignos del cielo que de la tierra”.

Rocío Caballero, consagrada del Regnum Christi
“Para mí mi madre es un ejemplo de mujer fuerte y recia, es el pilar de la familia y punto de unión entre todos. Dios, a través de ella, me ha dado la vida, y siempre me ha apoyado en mi vocación consagrada al Regnum Christi. Estos años en España me han permitido conocerla más y mejor, acompañarla y poder compartir también muchas cosas personales. Admiro y agradezco de ella su vida de oración, su inteligencia y su sentido común. A sus casi 93 años de edad, sigue con una cabeza lúcida y su frase, que me marca y es esencial para mí es: “Lo que Dios quiera”.

Jorge López, laico consagrado del Regnum Christi
Mi madre es del primer equipo de señoras del RC de España, allá por 1977. Me ha enseñado que somos del Regnum Christi para servir; para arremangarnos y servir. Esto es ser madre. Como muchas señoras de su generación, lo mismo limpiaba los baños de un club del ECYD que daba una charla a novios contando anécdotas sobre las manías de mi padre… Un día tenía que ir a llevar la comida a Reajo con otra señora de su equipo (y hacer las camas) y otro se dedicaba corregir los exámenes del CEFID.

Noé, con su madre, en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en México

Noé, con su madre, en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en México

Noé Robertos, Laico Consagrado del Regnum Christi, estudia Máster de Filosofía en la Universidad de Comillas
Mi mamá sembró en mí desde muy pequeño el amor a Dios; su testimonio de fe y de entrega a Dios es algo que siempre he admirado de ella y que sin duda me motiva e impulsa en mi vocación.

Laura, el día de su Primera Comunión, con su madre

Laura, el día de su Primera Comunión, con su madre

Laura Robles, joven laica del Regnum Christi
Las madres son súper especiales, nos dan la vida y todos tenemos una conexión especial con ellas. En mi caso, lo que más admiro de mi madre es su dulzura y su capacidad para hacer todo con amor. La dulzura con la que habla y mira a los demás me da paz y me llena por dentro. También su capacidad para hacer todo con amor me reafirma la fortaleza y perseverancia de una madre, pues a pesar de las dificultades que puedan presentarse en el día a día, allí está ella para consolar y agradar a todos. Sin duda, considero a mi madre un ejemplo y doy gracias a Dios por tenerla, no podría imaginar una vida sin ella.

Diego un poco más joven que ahora... con su madre

Diego un poco más joven que ahora…, con su madre

Diego García de Alvear, joven laico del Regnum Christi
Creo que ser madre es la vocación más dura y más bonita de todas. En mi familia somos cinco hijos, y mi madre siempre ha sido un ejemplo de entrega, de sacrificio y de amor para cada uno de nosotros. Siempre está ahí cuando la necesitamos, siempre nos perdona cada vez que le hacemos daño. Y aunque sí es verdad que a veces nos exige demasiado, no es porque no nos quiera con nuestros defectos, sino porque quiere que demos lo máximo siempre, que lleguemos a ser santos.

Paula Pamies, joven laica del Regnum Christi
Ella ha sido quien nos ha enseñado a amar a los demás y a nosotros mismos tal y como somos. Nos ha abrazado con nuestras virtudes y defectos. Todos los que la conocen saben que vive siempre entregada a los demás, en clave de servicio. Esto me ha enseñado muchísimo a vivir así la vida y procurar ayudar al prójimo siempre que se puede. Ella tiene una relación única con la Virgen que nos ha transmitido y nos ha ayudado a conocerla para darle la mano a ella y a través de ella, llegar a Jesus.

Manuel García de Polavieja, laico del Regnum Christi
Mi madre murió en diciembre por el COVID, lo que más me ha hecho reflexionar sobre su vida es que siempre ha vivido dándose a los demás, siempre tuvo muy claro que su vida era para amar y enseñar a amar, desde el mayor respeto a la libertad de cada uno y permaneciendo en un discreto segundo plano. Nos ha dejado un ejemplo de vida que ahora nos toca imitar. Un detalle, ninguno de los 8 hijos sabemos cuál era su comida preferida.

Verónica González Sánchez Fabres, laica del Regnum Christi
Su mirada de amor de madre y plena confianza en mí me ha hecho vivir alegre y confiada en el camino de esta vida.

Rosina Seral, laica del Regnum Christi
Muchas son las cosas que le debo a mi madre y que le agradezco de todo corazón, pero si tuviera que destacar algo en este día de la madre serían dos valores que ella vivió cada día, el haberme enseñado a acoger al otro, sin distinciones, con generosidad y sin medir y el enseñarme el valor del perdón. Todo fruto de una fe profunda. ¡Gracias, mamá!

Bernat, el tercero por la izquierda, con sus hermanos y su madre

Bernat, el tercero por la izquierda, con sus hermanos y su madre

Bernat Sanjuán, laico del Regnum Christi
Si tuviese que resumir en pocas palabras la huella que me ha dejado mi madre es que fue una mujer de una fe vivida de forma muy sencilla, pero a la vez muy profunda, muy presente en todas las circunstancias que le tocó vivir (y no fueron pocas y duras). Roca firme donde todos acudíamos en los momentos de dificultad, acogiendo a todos y transmitiéndonos mucha paz. Murió como vivió, de la mano de la Santísima Virgen María.

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies