P. Javier Delgado, L.C.: el responsable del ECYD “es un enamorado de Cristo que tiene en su corazón el deseo de que Él reine en sus chicos”

Procedentes de Sevilla, Valencia, Barcelona, Madrid Encinar, Fresnos y Everest, se han reunido en Salamanca el pasado fin de semana 92 responsables del ECYD, 13 consagradas, 13 legionarios y 8 colaboradores. El P. Javier Delgado, L.C., director del ECYD de Barcelona nos cuenta en esta entrevista que los asistentes han abordado la identidad y la misión del formador que viene explicado en los Estatutos del ECYD en el número 32: se trata de “un miembro del Regnum Christi que se pone a disposición del Señor para ser su instrumento en la formación del grupo de chicos o chicas que le tocan”.

A este grupo se unió, además, otro de chicos del Regnum Christi de Córdoba acompañados por el P. Miguel Segura, L.C., que acudieron para aprender lo que es el ECYD y poder empezarlo en su ciudad.

El encuentro de responsables tenía como lema “ECYD 32”… ¿qué significa esto?
El 32 se refiere al número de los Estatutos del ECYD que habla sobre el formador del ECYD. El 32 nos sirvió para crear expectativa en los videos que se subieron en la cuenta de Instagram, todo mundo llegó con esta duda sobre el 32.

Padre, entonces con ese número 32 en la mano… ¿qué es exactamente un formador del ECYD?
Un formador del ECYD es un miembro del Regnum Christi que se pone a disposición del Señor para ser su instrumento en la formación del grupo de chicos o chicas que le tocan. Es un enamorado de Cristo que tiene en su corazón el deseo de que Él reine en sus chicos y está dispuesto a acompañarles en su camino de descubrimiento del Señor.

Entonces este encuentro lo que ha buscado era profundizar en la misión de los formadores. ¿Y en qué se ha hecho especial énfasis?

Se ha profundizado efectivamente en esta misión del formador, me sería difícil decir un énfasis especial que no sea lo que dice ese número de los Estatutos, todo apuntó a iluminar el contenido de ese número, los testimonios, las charlas y sobre todo los momentos de oración. Algún chico comentó acerca del Evangelio cuando Jesús se va al monte para orar que “Salamanca es el monte a donde nos retiramos los responsables del ECYD para orar, para encontrarnos con Cristo…”. La liturgia de ese domingo fue clarísima sobre la misión del formador: ¡Ay de mí si no evangelizo! Ay de mí si no les presento a Cristo a mis chicos.

¿Podría explicarnos en qué han consistido estas dinámicas con los jóvenes?
Es el segundo año que hacemos este encuentro en Salamanca, el año pasado salió estupendo y mantuvimos un poco el mismo esquema. En los momentos de testimonio invitamos a 2 chicos y 2 chicas a compartir su experiencia como responsables, también invitamos a Sonia González y a Daniel Sada como matrimonio del Regnum Christi a compartir su experiencia de haber sido formados y ser formadores en el movimiento. La oración fue por mucho lo más sentido, se palpaba el silencio en esos momentos, el recogimiento y la intensidad de oración.

Muchos de nuestros lectores conocieron el ECYD hace muchos años. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

Cristo nunca cambia y es siempre nuevo a la vez; es el mismo ayer hoy y siempre, y es el que hace nuevas todas las cosas… el ECYD en cuanto que es alianza con Cristo es siempre el mismo y siempre nuevo. Los actuales Estatutos tienen la misma definición del ECYD que las versiones anteriores de Estatutos que han existido, con lo cual esencialmente no ha cambiado nada. Quizás respecto a nuestra comprensión del ECYD sí que se ha llegado a una expresión más sintética y orgánica.
Comparte esto: