Testimonio | Cristina, de Barcelona: “Mi ‘sí’ fue una auténtica alegría porque no tenía ninguna duda de que el Regnum Christi es mi vocación”

  • El Regnum Christi es un verdadero unicum, por su historia y por su variedad dentro de un mismo carisma.
  • El apostolado siempre me ha gustado, el ir hacia el otro, trabajando la capacidad de escucha de los demás y de Dios…
  • Soy la mejor fan de las consagradas.

María Cristina Manzoni es romana, de la Ciudad Eterna, está casada con Eric y tienen tres hijos. Su familia está acostumbrada a viajar: ella tiene orígenes romanos y del Norte de Italia, y su marido de Bretaña y de la Provenza. Toda una encrucijada: “¡Nuestros hijos son verdaderamente una mezcla de las dos culturas y tienen un cacao de idiomas… a pesar de lo cual se manejan bastante bien!”. Aunque se dedica a la consultoría, “después de un confinamiento bastante movido (y bendecido) he decidido matricularme para el Máster del profesorado y el año que viene, si Dios quiere, podré ponerme manos a la obra”. La enseñanza es su verdadera vocación profesional y en breve comenzará sus prácticas en el Colegio Real Monasterio de Santa Isabel: “Este ha sido mi mejor regalo de Reyes”. El pasado 21 de noviembre, en medio de estos descubrimientos, empezó a formar parte del Regnum Christi. En su testimonio, nos cuenta cómo conoció a los legionarios y cómo, allí a donde iba, los buscaba. También nos cuenta lo que es el Regnum Christi para ella, las consagradas, el apostolado… No te pierdas sus palabras.

“El camino nunca es demasiado largo si estamos bien acompañados”

Conocí a los Legionarios de Cristo en 2008, a los 23 años estaba terminando un Máster en Ginebra y hacía unas prácticas en un banco de inversiones. Tenía una gran sed de crecer en mi fe pero no sabía por dónde empezar. Conocí al P. Manuel Álvarez Vorrath, L.C., en Florencia, gracias a un amigo antes de irnos a una cena. Fui a verlo unas semanas después. Fue mi primer padre espiritual y una de las personas más importantes en mi vida. Desde este primer encuentro ha sido un no parar, y en cualquier ciudad por donde pasaba procuraba buscar el contacto con los padres legionarios y las consagradas para encontrarlos.

Ahora nuestra misión es sembrar para que nuestros hijos descubran el misterio de Cristo en sus vidas.

Con respecto a las consagradas… soy su mejor fan. La lista de las consagradas que he encontrado en mi camino es muy larga y son todas una auténtica maravilla. Tienen una capacidad de acogida que es su sello distintivo. Sus casas siempre están abiertas, son mujeres luchadoras, inteligentes, con mucha formación espiritual y humana. Son el complemento perfecto de la gran labor de los legionarios. A partir de esta complementariedad se entiende muy bien, en mi opinión, la nueva forma de gobierno del Regnum Christi, que incluye a los laicos consagrados y a los laicos del Regnum Christi. Este movimiento, para mí, es un verdadero unicum, por su historia y por la variedad dentro de un mismo carisma por la venida del Reino de Cristo a través del apostolado.

Volviendo un poco atrás, no todo lo que estoy contando les pareció muy claro a mis padres que no estaban en línea con mi interés por involucrarme en el Regnum Christi. Por lo tanto, los años pasaban y cada vez pensaba: “Señor dame la paz que quiero para formalizar este paso en armonía con mi familia”.

El apostolado siempre me ha gustado, el ir hacia el otro, trabajando la capacidad de escucha a los demás y a Dios…

Pues así ha sido. Mi madre en particular me dijo que estaba orgullosa de mi decisión. El “sí” que le di formalmente a Cristo el 21 de noviembre pasado fue una auténtica alegría porque no tenía ninguna duda de que la pertenencia al Regnum Christi es mi vocación y no sé cuántos mensajes he enviado a todas las personas que han sido parte de este camino para agradecerles de todo corazón.

Cristina y su madre: "Mi madre en particular me dijo que estaba orgullosa de mi decisión"

Cristina y su madre: “Mi madre en particular me dijo que estaba orgullosa de mi decisión”

El apostolado siempre me ha gustado, el ir hacia el otro, trabajando la capacidad de escucha a los demás y a Dios… No siempre soy constante como me gustaría en la oración, pero sí me esfuerzo en escuchar a Dios y al Espíritu Santo. En mi matrimonio vivimos la fe con la misma intensidad y ahora nuestra misión es sembrar para que nuestros hijos descubran el misterio de Cristo en sus vidas.

No siempre soy constante como me gustaría en la oración, pero sí me esfuerzo en escuchar a Dios y al Espíritu Santo. Lo importante para mí es caminar un paso detrás de otro hacia Cristo.

Mi vida no ha cambiado después de la asociación al Regnum Christi, porque tengo una vez más la conciencia de lo que no me gusta: la inercia. Lo importante para mí es caminar un paso detrás de otro hacia Cristo. En francés decimos: “La route n’est jamais trop longue lorsqu’on est bien accompagnés” (El camino nunca es demasiado largo si estamos bien acompañados).

¿Te ha gustado esta noticia? Suscríbete al boletín semanal LomásRC

Noticias relacionadas

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies