Fundación Altius | Raquel: “Si yo he podido salir adelante hay más personas que pueden hacerlo también

La Fundación Altius ha compartido el testimonio de una mujer que ha podido superarse a pesar de las dificultades que trae el no encontrar un empleo. Su nombre es Raquel, es madre soltera de tres niños y es uno de los casos en los que el apoyo, el acompañamiento y la recuperación de la estabilidad emocional y la autoconfianza, han sido claves para salir del túnel en el que se encontraba.

Raquel:
“Llegué a España hace casi 14 años porque en Paraguay la situación estaba complicada. Me vine para juntar dinero para volver y poder terminar la universidad, pero al final hice mi vida aquí y no regresé. Trabajé en casas, luego tuve a mi hijo mayor y paré por un tiempo. Después empecé a trabajar en hoteles y restaurantes.

Me separé de mi pareja cuando mi hijo tenía 1 año porque estaba sufriendo maltrato. Estuve 5 años encargándome de él yo sola hasta que conocí a alguien más. Tuve dos hijos con esa persona pero me volvió a pasar lo mismo. Ahí me hundí.

Tuve una orden de protección, una orden de alejamiento. Durante un tiempo no pude trabajar por problemas de ansiedad. Al principio me ayudaba mucho mi familia pero llegó un punto en el que no me podían apoyar más y tuve que tocar todas las puertas posibles para pedir ayuda.

Fue de forma casual, estando en el parque con mis hijos una persona que me vio angustiada me habló de Fundación Altius y llamé. Después de esa llamada pasé a formar parte del proyecto de apoyo en alimentación que también te ayuda con el tema del empleo. Con los alimentos me he quitado mucho peso de encima, ahora me siento más estable porque mi prioridad es la comida de los niños.

Una vida que ha cambiado 
Además del programa de alimentos y búsqueda de empleo, en Altius ha podido participar en un curso de Comercio y Atención al Cliente. Aprendo muchas técnicas y me da herramientas que me pueden ayudar a mejorar mis posibilidades de encontrar trabajo. Ahora tendré más áreas en las que podré trabajar y no solo en hostelería o para trabajar en casas.

Quiero terminar el curso y ponerme a trabajar. Así podré cuidarme yo, estar bien yo y cuidar a mi familia. Si estoy mejor preparada puedo estar más tranquila de cara a un puesto de trabajo.

Lo he pasado muy mal. He tocado fondo. Pero se puede salir y más teniendo apoyo de la familia y de fundaciones como esta. Participar en estos cursos me ha hecho sentir importante y pensar que yo sí puedo, que lo puedo hacer.

Hay gente que te puede ayudar, que te puede impulsar cuando crees que está todo perdido. Yo estaba así, me costaba decirlo pero ahora no. Si yo he podido salir hay más personas que pueden hacerlo también. Mucha gente realmente necesita ayuda y por vergüenza, por temor, por el que dirán no se acercan.

Comparte esto: