I Jornada por la Vida organizada por el Regnum Christi de Valencia | Marta Páramo: “Doy gracias a Dios por mi hija, es lo mejor que me ha pasado en la vida”

La sección de jóvenes de Valencia organizó el 7 de noviembre la I Jornada por la Vida. El encuentro tuvo lugar en la parroquia San Juan de la Ribera y acogió a más de 30 participantes, tanto presenciales como online. Durante la jornada se presentaron varias ponencias que abordaron asuntos como el aborto, la eutanasia o la defensa de la vida, además de escuchar algunos testimonios como el de Marta Páramo, embarazada a los 16 años, el de la enfermera exabortista conocida como María del Himalaya, y el de Mª del Mar García Garrido, que sufre una enfermedad degenerativa.

La Jornada por la Vida tuvo una parte formativa, en la que varios ponentes trataron asuntos biológicos que tienen que ver con la fecundación y el embarazo. Por un lado, Javier Sancho y Marilys hablaron sobre la formación del bebé y de su experiencia en investigación sobre este ámbito. Javier resaltó la práctica que se realiza actualmente con células madre procedentes de fetos abortados, así como otras acciones que realizan médicos  que no son éticas. 

Por su parte, Ana María Ramírez, matrona y divulgadora del Modelo Creighton, habló sobre los métodos anticonceptivos y naturales, y las consecuencias que cada uno de ellos puede tener en la mujer. Blanca del Río también estuvo presente aunque desde el extranjero y habló sobre el número real de mujeres que abortan cada día. Finalmente, el P. Vicente Carrascosa, sacerdote de la congregación Cooperatores Veritatis de la Madre de Dios, cerró esta jornada por la vida explicando algunos términos que se emplean actualmente para aludir a la eutanasia y comentó sus significados. También, explicó cuál era la posición de esta situación y su “incansable” defensa por la vida y la dignidad de los hombres.

Marta Páramo: “Doy gracias a Dios por mi hija, es lo mejor que me ha pasado en la vida”

Marta Páramo fue una de las ponentes en dirigirse a los asistentes: “Mi testimonio no es una gran experiencia, sino que es un sí muy pequeño que nos ha cambiado la vida”, comentó. Marta se quedó embarazada cuando tenía solo 16 años. “Tenía mucho miedo al principio, como cualquiera, pero mi familia y entorno me ayudó mucho a poder vivirlo”. También contó que ninguna mujer está preparada para tener un hijo, de modo que no estar preparado no es un argumento válido para poder abortar. “Cuando tuve a Lucía en mis brazos, descansé por completo”, explicó Marta. 

Marta está muy agradecida a Dios por todo lo vivido hasta ahora: “Doy gracias a Dios por este regalo, que es lo mejor que me ha pasado en la vida”, comentó muy emocionada. Además, confesó que la oración le ayudó mucho durante el embarazo. “La mayor gracia del mundo son las oraciones. Hubo muchísima gente que rezó por mí, para que tuviera el bebé y no decidiera abortarlo”, añadió. Marta indicó que, desde que tiene una hija, su forma de vida no ha empeorado. Ahora es profesora de filosofía en varios institutos. “Me hubiera costado seguir con mi vida si hubiera querido seguir con la vida de antes, pero es que Lucía ha transformado todo. Tener un hijo, sea cual sea la situación, es lo mejor que te pueda pasar”, concluyó. 

María del Himalaya: “Experimenté el perdón de Dios por haber sido cómplice de todos los abortos que llevé a término”

María fue otro de los testimonios de la jornada. Ella es enfermera y estuvo trabajando varios años en un abortorio. Durante la charla, contó el trabajo y la frialdad que se vivía en la clínica. Además, explicó cómo llevaba una vida oculta y ni su marido ni familia conocían ese trabajo. Sin embargo, después de unos duros acontecimientos, decidió irse a Nepal. “Ese viaje me cambió la vida. Durante un encuentro con las hermanas de Teresa de Calcuta, pude ver a Cristo resucitado”, explicó. María contó que su conversión con las hermanas le trastocó entera. “Experimenté la misericordia de Dios y el perdón por haber sido cómplice de todos esos asesinatos que ayudé a llevar a término”, añadió. 

Además, contó cómo, gracias a la oración, su familia ha podido aceptar su conversión, ya que al principio no lo fue. “Perdí a todos mis amigos y familia, pero, gracias a que mucha gente rezó, mi madre se convirtió y mi amiga Ángela, también”, explicó. El testimonio de María hizo eco al dolor y sufrimiento de las madres al abortar y las consecuencias que puede tener. 

 

Mª del Mar: “Con la enfermedad soy más consciente del valor de la vida”

Mª del Mar García Garrido fue otra de las ponentes durante la jornada de la vida. Ella sufre una enfermedad degenerativa sin diagnóstico, pero eso no le ha impedido vivir la vida “intensamente”. “Me dijeron que la enfermedad iba a ser fulminante”, añadió. Sin embargo, ha estudiado Periodismo y Publicidad, y Relaciones Públicas, y ha publicado su propio libro. “En la vida hay que poner las 3P: Pasión en lo que haces, Perseverancia para no dejar las cosas por hacer y Paciencia contigo mismo y con los demás”, explicó en su ponencia. 

También, reconoció que la educación y la esperanza son fundamentales para vivir. “Con esta enfermedad soy más consciente del valor de la vida”, explicó. “El dolor y el sufrimiento forman parte de la vida, pero siempre hay una salida para todo”, añadió. 

 

Comparte la web del Regnum Christi:
Rechazar todas las cookies