Madrid | Ángela, efectos secundarios positivos: “Estos días de cruz y reclusión son una oportunidad para el amor, la esperanza y la fe. ¿Vamos a desaprovecharlos?”

Ángela y Salvador viven en Madrid y tienen cuatro hijos. Él es catedrático en la Universidad Francisco de Vitoria y Ángela trabaja, precisamente, en esa primera línea de lucha contra el coronavirus en un hospital de la comunidad de Madrid. En este artículo, ella nos cuenta cómo están viviendo en su familia estos días, y destaca que, “a pesar del evidente dolor y daño que genera, el Covid 19 también tiene algunos ‘efectos secundarios’ positivos”.

“Es verdad que cuando los años pasan y los hijos crecen, cada vez están menos en casa… Los mayores van haciendo su vida fuera: la universidad, los amigos y un sinfín de actividades que los apartan de nuestro lado.

Este confinamiento al que nos obliga el ya más que mundialmente famoso Covid19, nos ha traído de vuelta a toda la familia. Puede que en unas semanas más acabemos por tirarnos de los pelos, pero esta situación, a pesar del evidente dolor y daño que genera, tiene también algunos “efectos secundarios” positivos: comemos y cenamos juntos todos los días, los pequeños conviven con sus hermanas mayores, nos ayudamos para no perder la tensión del curso, asistimos a clases por internet, hablamos de nuestros temores, alegrías y tristezas, cantamos juntos, nos reímos con los chistes que nos llegan a todas horas, rezamos por nuestros enfermos y por los que nos van dejando, aplaudimos a las 20:00 h. a los sanitarios que trabajan sin descanso en los hospitales, y bailamos zumba sin parar para bajar todos los bizcochos que los más reposteros nos cocinan.

Estos días de cruz y reclusión son también un reto y una oportunidad para crecer en el amor, fortalecer la esperanza y profundizar la fe. ¿Vamos a desaprovecharlos?”.

Noticias relacionadas
Comparte la web del Regnum Christi: