Regnum Christi España

Daniel y Concep, de Barcelona: “Hemos tenido el gran regalo de incorporarnos al Regnum Christi los dos a la vez: caminar de la mano como matrimonio junto al Señor es algo que nos llena de ilusión”

Concep y Daniel, del Regnum Christi

LomásRC

Daniel Menéndez y Concep Espinás son un matrimonio de Barcelona que acaba de entrar a formar parte del Regnum Christi.
  • Lo que nos atrajo del Regnum Christi fue el profundo amor de cada uno de sus miembros por Cristo, de su celo apostólico y de su autenticidad respetando la individualidad.
  • Experimentamos por primera vez el infinito amor del Señor por nosotros y a partir de ese momento todo ha sido un continuo deseo de unirnos más a Él.
  • Nos gustaría destacar el exquisito respeto por la libertad en el acompañamiento espiritual que siempre se nos ha ofrecido.

Llevaban muchos años vinculados al colegio Real Monasterio de Santa Isabel, y tras conocer más de cerca la vida de los laicos en el Regnum Christi nos comparten que es “este es el lugar donde nos hemos encontrado con Dios, de corazón. El Regnum Christi ha sido el instrumento en el que Dios nos ha dado la oportunidad de experimentar su amor como nunca antes lo habíamos sentido”.

 

Concep y Daniel, recién incorporados al Regnum Christi, con sus hijos.
Concep y Daniel, recién incorporados al Regnum Christi, con sus hijos.
 
¿Cómo conocisteis al Regnum Christi?

Llevamos a nuestros hijos al Colegio Real Monasterio Santa Isabel desde hace 13 años. Desde ese momento comenzamos a participar y a colaborar en diferentes actividades organizadas por el colegio. Pero fue sin duda, a partir de nuestra experiencia en un retiro de Emaús organizado por el Santa Isabel, cuando realmente comenzamos a conocer a esta gran familia y su carisma.

Experimentamos por primera vez el infinito amor del Señor por nosotros y a partir de ese momento todo ha sido un continuo deseo de unirnos más a Él, a través de diferentes medios ofrecidos por el Regnum Christi: charlas, peregrinaciones, retiros, reuniones de matrimonios, etc.

A partir de un retiro de Emaús organizado por el colegio Santa Isabel, comenzamos a conocer a esta gran familia del Regnum Christi y su carisma.

Y de todo ello, ¿qué es lo que os hizo querer ser parte de Regnum Christi?

Todos los cristianos por el hecho de serlo tenemos la vocación de seguir a Cristo, de ir descubriendo los planes que tiene para cada uno de nosotros y es a partir del conocimiento del Regnum Christi, del profundo amor de cada uno de sus miembros por Cristo, de su celo apostólico y de su autenticidad respetando la individualidad lo que realmente nos atrajo.

También nos gustaría destacar el exquisito respeto por la libertad en el acompañamiento espiritual que siempre se nos ha ofrecido en este itinerario, y la generosidad y entrega de los legionarios de Cristo y las consagradas en atender nuestras necesidades espirituales.

 

Concep y Daniel, recién incorporados al Regnum Christi, con sus hijos.

 
Entonces, ¿qué es el Regnum Christi para vosotros ahora?

Es el lugar donde nos hemos encontrado con Dios, de corazón. El Regnum Christi ha sido el instrumento en el que Dios nos ha dado la oportunidad de experimentar su amor como nunca antes lo habíamos sentido.

 

El Regnum Christi es nuestro camino a Dios. Como decíamos antes, nuestra incorporación al Regnum Christi no tiene valor per se, sino que la importancia de nuestra asociación radica en ese ‘Sí’ a Dios. Comprometiéndonos para ser verdaderos apóstoles de su amor, en una suerte de ser y hacer.

 

¿Qué es lo que más os gustó de la celebración?

Hacer coincidir nuestra celebración con el cierre del año del Regnum Christi fue un auténtico regalo, de tal manera que ese mismo día pudimos conocer a muchos miembros y, a la vez, conocer en detalle todo lo que se había hecho a lo largo de este último año.

 

Nos ayudó, en cualquier caso, la dedicación y entrega que nos regalaron tanto el P. Manuel Aromir, L.C., como el P. Manuel Salord, L.C., y Mercedes Castañera, los cuales nos atendieron, cuidaron y nos acompañaron en todo momento, antes, durante y después.

En cuanto a la ceremonia en sí, nos encantó su sencillez, en la que, aunque estábamos arropados por numerosos amigos, a la vez lo sentimos como un compromiso totalmente íntimo y personal con Cristo simbolizados con la cruz y la Biblia: con el amor y la palabra de Dios.

Comprometiéndonos para ser verdaderos apóstoles de su amor, en una suerte de ser y hacer.

¿Qué esperáis de este nuevo tiempo que comienza?

Afianzar nuestro ‘Sí’ al Señor y ser unos instrumentos suyos más útiles. Además, hemos tenido el gran regalo de incorporarnos al Regnum Christi los dos a la vez. Caminar de la mano como matrimonio junto al Señor es algo que nos llena de ilusión.

 

Concep y Daniel

 
¿Qué le pedís a Dios y a la Iglesia a partir de ahora?

Le pedimos a Dios que nos dé su Gracia para ser luz, en nuestro matrimonio, en nuestra familia, en nuestros trabajos, y con todos los que nos rodeen, saber llevar a Dios a los demás. Como dice el Papa Francisco, en Gaudete et Exsultate: “Cada estado de vida lleva a la santidad, ¡siempre! En tu casa, en la calle, en el trabajo, en la Iglesia. En cualquier momento y estado de vida que tengas está abierto el camino a la santidad. No se cansen de seguir este camino” porque “es Dios quien te da la gracia. Lo único que te pide el Señor es que estemos en comunión con Él y al servicio de los hermanos”.

Toda la actualidad cada semana en LomásRC

Ir arriba