El acompañamiento y la dirección espiritual, “un tesoro que estamos llamados a dar allí donde Dios nos ha puesto”

Con el fin de ofrecer a los miembros del Regnum Christi que ayudan en comunidades, obras de apostolados, secciones o equipos los fundamentos del acompañamiento espiritual, del 18 al 22 de junio se organizó un primer curso básico de acompañamiento a la luz de las Escrituras. Estuvo promovido por el Movimiento, pero contó con el apoyo del equipo del master de acompañamiento de la Universidad Francisco de Vitoria. Entre los ponentes del curso se encontraban los padres legionarios David Abad y Jorge Ranninger, las consagradas Maleny Medina y Viviana Limón, y Ángel Barahona, director de Humanidades en la Universidad Francisco de Vitoria, y Antonio Sastre, responsable de Formación Católica de la Red de Colegios del Regnum Christi en España. Recibieron el curso 14 personas entre legionarios, consagradas y laicos.

El curso proponía ver a la luz de las Escrituras los pilares del acompañamiento espiritual: acompañar a las personas en el camino de la fe, la necesidad de conocer el corazón humano, las etapas de la vida y su dimensión espiritual, el conocimiento del corazón de Dios, profundización en la pedagogía del acompañamiento, la importancia de la comunidad y el arte de la dirección espiritual. También hubo trabajo en equipos más reducidos donde se analizaron situaciones particulares de acompañamiento y se pudieron aplicar los aprendizajes del día. También hubo momentos de oración en común y cine fórum.

Paloma, de Valencia, explica que “el curso de acompañamiento ha sido una experiencia fuerte: descubrir la grandeza del acompañamiento personal y comunitario. Abrir los ojos, como el ciego Bartimeo, y contemplar el acompañamiento como misión integral de la persona. Misión personal y comunitaria, un tesoro que no es nuestro y que estamos llamados a dar allí donde Dios nos ha puesto”.

Inelén Ortín, coordinadora local de Valencia, ha explicado a LomásRC “que ha sido una bendición poder asistir a este curso, por la calidad de los ponentes y el contenido expuesto, como por la altura de los participantes, que fueron todo un regalo. Lo mejor para mí: la experiencia de comunidad que hicimos: mientras aprendíamos a acompañar mejor, fuimos acompañados”.

Por su parte, Maleny Medina, que actualmente coordina el máster de acompañamiento educativo que ofrece la Universidad Francisco de Vitoria, comenta la riqueza del trabajo de equipo con los organizadores, lo cual ha permitido gran armonía en la integración de saberes y en el desarrollo de las distintas dinámicas, además de la gran sed y apertura de los participantes.

Comparte esto: