Retiro Vive en Sevilla | Macarena: “Recordé que no podemos andar escondiéndonos, si tenemos tanto bien que enseñarle al mundo”

Un grupo de 65 chicos y chicas han participado en el primer retiro ‘Vive’, y ha sido todo un éxito. Se trata de una experiencia organizada por jóvenes del Regnum Christi de Sevilla para aquellos otros jóvenes que quieran descubrir respuestas a preguntas profundas que la gente de su generación se plantea: “¿Cómo puedo vivir la fe en este momento de mi vida?”, o “¿cómo vivir con sentido la vocación al amor?”. Son algunas de las preguntas que requieren una respuesta. Una de las asistentes, Macarena Goytre, ha querido compartir su testimonio en LomásRC. No te va a dejar indiferente.

“Dicen que Betania era el lugar donde Jesús iba a descansar con sus amigos más queridos. Donde Lázaro resucitó. Donde María derramó nardos sobre sus pies. Para mí, el retiro VIVE, en la casa de Betania, ha sido precisamente eso: descanso, despertar, con olor a Sevilla.

Hace siete años dejé mi casa, mi colegio, mi Regnum Christi, empeñada en buscar respuestas fuera. Y qué sorpresa: sólo encontré más preguntas. Siete años después, he vuelto como el hijo pródigo, a mi hogar espiritual, para recordar la niña que fui, con trenzas, una Fe intacta, y muchas ganas de vivir. Recordar, re-cordis, nos contaron allí, no es más que “volver a pasar por el corazón”. Y eso he hecho. He dedicado todo un fin de semana a exprimir mi corazón para hacerle recordar por qué ser un loco católico en esta descafeinada y caótica sociedad. No me ha costado mucho, os diré. Todos los que me han acompañado estos tres días han supuesto un verdadero regalo. Es impresionante lo que se puede aprender de tus mayores, pero más aun de lo que te pueden llegar a enseñar unos niños de 20 años, que parece que nacieron antes de ayer, pero tienen convicciones tan fuertes como rocas. Ellos me han animado a creer y a tener esperanza en el futuro del Reino. Este Reino que tanto y tan bien me ha enseñado, a través de personas extraordinarias, ejemplares, inmutables en sus creencias. Este Reino, que tanto echaba de menos y que ahora me volvía a abrir sus puertas.

Y sí. Con todo esto, recordé.

Recordé que no podemos andar escondiéndonos, si tenemos tanto bien que enseñarle al mundo.

Que la Fe no está para vivirla solo, sino en comunidad.
Que hay que saber perdonar, pues más nos ha perdonado Dios.
Que no hay poder más grande que el de la oración.
Que todos y cada uno de nosotros tenemos una vocación al Amor.
Que no hay que limitarse a sobrevivir, ¡la vida hay que vivirla! ¡VIVE!
Sólo tengo palabras de agradecimiento para todos los que han pasado meses organizando esta maravilla de retiro. Gracias también a los sacerdotes, consagradas, ponentes y cirineos, que se han dejado la piel por nosotros. No puedo imaginarme mejor compañía que la de los 65 elegidos que se han unido conmigo a este retiro. Os puedo asegurar a todos que, tras pasar por Betania, nada nos separará del amor de Dios. Quien lo ha vivido lo sabe tan bien como yo”.
Comparte la web del Regnum Christi: